DECLARACIí“N DE MONTEVIDEO

DECLARACIí“N DE MONTEVIDEO
III Encuentro Latinoamericano de Economí­a Solidaria y Comercio Justo

”¨Sí­ hay alternativas: la economí­a social y solidaria y el comercio justo

Las y los participantes del III Encuentro Latinoamericano de Economí­a Solidaria y Comercio Justo, reunidos en Montevideo, Uruguay, del 22 al 24 de octubre del 2008, provenientes de 16 paí­ses latinoamericanos y caribeños, así­ como invitados de Europa, Norteamérica y Oceaní­a, luego de un ampio intercambio de experiencias e intenso diálogo entre diversas redes y movimientos que trabajamos orientados por el enforque de economí­a solidaria y social en América Latina y El Caribe, nos dirigimos a los movimientos sociales, gobiernos de la región y a la ciudadaní­a en general para expresar:

Qué, en Latinoamérica se han instalado nuevos gobiernos que evidencian la capacidad y las ansias de cambio de la sociedad civil, dando un vuelco en el panorama y las relaciones polí­ticas en la región. En su mayorí­a, estos gobiernos se han posicionado crí­ticamente frente al modelo económico neoliberal. Sin embargo, amplios sectores de los pueblos de América Latina y El Caribe continúan sin acceder al goce efectivo de sus derechos fundamentales, y sufriendo los impactos negativos de dicho modelo, que en lo económico, social, cultural y ambiental sigue favoreciendo a una minorí­a en detrimento de las grandes mayorí­as.
Que, los tratados de libre comercio, tal como lo denunciamos desde el primer Encuentro en Cochabamba, Bolivia (2005), además de afirmar la voluntad de darle carácter irreversible al modelo económico neoliberal e impedir la formulación de polí­ticas públicas nacionales soberanas, han debilitado los procesos de integración subregionales y han introducido nuevas condiciones desfavorables y de exclusión, en particular, a la pequeña producción del campo y la ciudad.

Que, la realidad actual del mundo presenta un panorama de peligrosa incertidumbre: las turbulencias financieras internacionales, la crisis energética y medioambiental, el calentamiento global y la inseguridad alimentaria para vastos sectores vulnerables. Todos estos elementos nos anuncian una nueva crisis sistémica de efectos aún imprevisibles, especialmente sobre las condiciones de vida y de trabajo de amplios sectores de la población de América Latina y El Caribe, la región con el más alto í­ndice de desigualdad en el mundo, y nos confirman que el modelo económico imperante hegemónicamente desde hace décadas no sirve.
Frente a este escenario:

1) Reafirmamos, una vez más, que la Economí­a Social y Solidaria es una alternativa para la humanidad, pues persigue como objetivo principal el bien vivir de todas las personas, a partir de la autonomí­a productiva, la equidad económica, la justicia social, la sostenibilidad ambiental y la participación polí­tica. Esta forma distinta de hacer economí­a tiene a la organización de base como el eslabón fundamental del proceso económico y propicia el empoderamiento de hombres y mujeres para afrontar el reto de ser sujetos de su propio destino, constituyendo una estrategia que contribuye al reconocimiento de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, que enfatiza los enfoques de sustentabilidad, de interculturalidad y de equidad de género, y que fortalece los procesos de desarrollo local sustentable para la proyección nacional y regional.

2) Nos comprometemos a promover una integración regional que privilegie los derechos, sabidurí­as e intereses de los pueblos latinoamericano-caribeños, y que tenga como principales fundamentos la cooperación, la reciprocidad y la complementariedad en la producción, el comercio y las finanzas, así­ como en todas las dimensiones de la vida social de los pueblos; por lo tanto, diferente al modelo de libre comercio que, por incidencia de las grandes transnacionales, hegemoniza las discusiones y acuerdos en el seno de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y en los tratados comerciales regionales y bilaterales que se pretenden imponer en la región.

3) Apoyamos y acompañamos las luchas y reivindicaciones de los pueblos de América Latina y el Caribe, reclamando respeto a su carácter multicultural, multiétnico y multilingí¼istico, y sus aportes socio-económicos, basados en relaciones de solidaridad, de reciprocidad y de cooperación.

4) Nos solidarizamos con las organizaciones sociales que en diferentes paí­ses de la región se vienen movilizando en defensa de la democracia participativa e incluyente, de la paz, de las conquistas polí­ticas y económicas, así­ como frente a la agresiva y violatoria penetración de las transnacionales en sus territorios.

5) Convocamos a compartir, perfeccionar e innovar instrumentos, métodos y sistemas para mejorar los actuales niveles de eficiencia económica y social de los emprendimientos solidarios, sus productos y servicios, con el ánimo de contribuir al bien vivir de sus integrantes y comunidades.

6) Adoptamos el compromiso de promover y/o fortalecer redes y movimientos nacionales de economí­a solidaria, consolidando espacios idóneos para la mejor articulación y el fortalecimiento de las organizaciones y sus integrantes, así­ como de impulsar alianzas estratégicas con otras redes y movimientos sociales para el fortalecimiento de la economí­a solidaria en las localidades, los paí­ses y la región.

7) Instamos a que el Banco del Sur constituya una oportunidad para favorecer la soberaní­a financiera en América del Sur y sea un instrumento para el desarrollo de la economí­a solidaria.

8) Exigimos a los gobiernos nacionales, parlamentos, y a las instancias estatales regionales y locales de América Latina y El Caribe, que abran y consoliden espacios públicos participativos para la formulación, implementación y control de leyes, polí­ticas y programas especí­ficos para el fomento y desarrollo de la economí­a solidaria.

Finalmente, agradecemos la infinita solidaridad de las hermanas y hermanos integrantes de las organizaciones uruguayas anfitrionas de este III Encuentro. Asimismo, invitamos a las organizaciones, entidades de apoyo, y académicos de la economí­a solidaria de la región a que contribuyan y participen en el IV Encuentro Internacional "Globalización de la Solidaridad", en abril de 2009 en Luxemburgo; así­ como a que se sumen nuevas fuerzas a nuestro movimiento, para consolidar y ampliar los niveles de participación y representatividad hasta ahora logrados, con miras a la realización del IV Encuentro Latinoamericano de Economí­a Solidaria y Comercio Justo, en Medellí­n, en noviembre de 2010.

Montevideo 24 de octubre de 2008
Más información del III Encuentro”¨Más información de RIPESS Latinoamérica

Share: