Organizando para el Exito

July 20, 2010

Hace cuatro meses, más de 300 trabajdores del centro de distribución de Shaw en Methuen, MA se fueron a huelga. Este mes ellos están celebrando una victoria.

La huelga nació cuando los trabajadores votaron en oposición a un contrato que cortaría sus beneficios de asistencia médica. La respuesta negativa de Shaw de absorber el coste de un aumento de premios causaría a los trabajadores una pérdida de 28 dólares por semana, que se acumula a 1,456 dólares anualmente. La dirección de Shaw tercamente avanzada contratando a trabajadores de reemplazo y terminando la asistencia médica para los trabajadores en huelga.

A finales de mayo, el sindicato de trabajadores, Alimento Unido y Trabajadores Comerciales (United Food and Comercial Workes), Local 791 organizó una “Marcha por la Justicia" de 60 millas en 5 dias, comenzando en Methuen y terminándose en Boston. Funcionarios públicos, incluso el Senador John Kerry y el Representante. Michael Capuano, le urgieron al Supervaluado president y CEO de Shaw's Craig Herkert para alcanzar una negociación.

Los trabajadores aprobaron un contrato nuevo de cuatro años que incluyen una asistencia médica más económica – el 8 de julio, terminando la huelga amarga. Los trabajadores temporales serán retirados progresivamente y gradualmente, permitiendo a los trabajadores del sindicato a que reanuden sus posiciones.

Un comunicado de prensa conjunto por UFCW y Shaw ha declarado, “el contrato de cuatro años sigue la historia existente desde hace mucho tiempo de Shaw de proporcionar salarios buenos, asistencia médica completa y económica y un plan de jubilación generoso,” aunque el contrato original no cumpliera exactamente con este compromiso. Muchos siguen sintiendo que el contrato ratificado no es suficiente sobre todo los meses de la paga perdida – pero la victoria es sobre más que los términos finales.

Esta resolución demuestra la perseverancia de los trabajadores y el compromiso del sindicato y comunidades para estar de pie detrás de ellos. Shaw era avaro y decidido para a romper el sindicato con la intimidación, pero los trabajadores eran inflexibles y reunieron una cantidad enorme de apoyo, por último obligando la compañía a negociar de nuevo el contrato.

La victoria fue hecha posible, en parte, por Commonwealth de Massachusetts, que concedió subsidios de beneficios de desempleo que fueron vitales para la capacidad de los trabajadores de sostener la huelga. Además, un fondo de huelga, para lo cual más de 180,000 dólares fue colectado, este desempeñó un papel fundamental para dar a los trabajadores de Shaw los medios financieros y morales para seguir la huelga.

Anthony Zuba, el líder del Comité de Interfe para la Justicia del Trabajador, dijo que la asistencia médica nunca debería ser usada como “un arma económica,” y esta batalla de 4 meses es una lección del por qué. Los trabajadores, la unión, los grupos cabildeadores y las comunidades estuvieron de pie con valentía y encontraron su propia arma en una voz colectiva para los derechos de los trabajadores.

Share: