New Report: Flip It to Fix It

July 29, 2011


Los estados están frente al descenso más grande en ingresos que se ha registrado. La repuesta proveniente de los oficiales electos ha sido francamente perjudiciales, miope, y económicamente poco sólida. Hacer recortes para salir de un déficit es como excavar para salirse de un foso. Pone todo lo que nosotros valoramos en riesgo. Y como decimos en nuestro nuevo reporte — Denle Vuelta para Solucionarlo: no tiene que pasar de esta forma. 

Por diseño, nuestras estructuras de impuesto estatal están diseñadas a fracasar. ¿Por qué? Porque todos los estados en los Estados Unidos tienen estructuras regresivas, lo cual significa que se toman más de los ingresos de los de baja y media clase de lo que se toma de los millonarios y billonarios. En tiempos duros en la economía, tratar de incrementar ingresos a través de una estructura fiscal regresiva es como tratar de exprimirle agua a una piedra.

Un nuevo estudio, publicado por la Colaborativa Organizadora del Impuesto Justo de Unidos por una Economía Justa, hace la pregunta: ¿Qué pasaría si existiera una solución que aumentara ingresos significativamente, motivara a la gente a invertir y creara trabajos — sin cortar servicios públicos vitales? Y ¿qué pasaría si los ingresos requeridos por la solución solo pudieran ser generados solamente haciendo los sistemas fiscales justos?

Como lo demuestra este estudio, esto puede ser logrado invirtiendo la estructura fiscal de cada estado. Enotras palabras, tomar la distribución estatal de cada estado y sus correspondientes impuestos y darles vuleta con un punto de pivote en el puento muerto (el 50%). En este modelo invertido, el 20% más rico paga la parte fiscal local y estatal que es corrientemente aplicada al 20% más pobre, y viceversa, con el cuarto quintil intercambiando puestos con en segundo. 

Todos los estados se beneficiarian tremendamente invirtiendo la estructura fiscal existente. En combinación, toso los estados generarían $490 billones adicionales en ingresos— inmediatamente eliminando sus déficits con dinero de sobra para invertir en la creación de trabajos y otros estimulantes para la economía. La estructura invertida sería progresista, lo cual no es sólo económicamente viable sino que también consistente con lo que la mayoría de estadounidenses consideran "justo."    Every single state would benefit tremendously by inverting their existing tax structure.  All combined, states would generate an additional $490 billion in revenue—immediately eliminating their deficits with cash to spare for investing in job creation and other stimulants to the economy. The flipped structure would be progressive, which is not only more economically sound, but also consistent with the majority of Americans’ perception of “fair.”

 


Share: