El Impuesto Robin Hood hace que La Bolsa de Valores Pague

November 24, 2013

No hay duda que los republicanos sufrieron un golpe político para el cierre del gobierno sin sentido. Si hay una lección que aprender para el partido republicano (y todos los demás), es que el cierre del  gobierno y las paradas del techo de deuda son contraproducentes e irresponsables fichas de negociación en el debate político (sin mencionar una táctica cruel para millones de Estadounidenses, no sólo empleados federales y beneficiarios de programas de asistencia pública, pero para todos realmente). Pero lo que se aprende es que la lucha más grande sobre los impuestos y las inversiones públicas está lejos de terminar.

A medida que el nuevo presupuesto de Diciembre, y la deuda de techo a plazos de Enero se aproximan, Unidos por una Economía Justa (UFE) y nuestros aliados continuarán empujando un mensaje claro contra la austeridad en Washington: "¡cortes dañinos no son necesarios!. ¡Estados Unidos no está acabado! El Congreso simplemente necesita la voluntad política de aumentar los impuestos a los ricos."

Además de las luchas de UFE para fortalecer el impuesto federal a la propiedad y el impuesto a la riqueza como al trabajo de impuestos, UFE es una de las 150 organizaciones que apoyan el "Impuesto Robin Hood", una propuesta interesante que podría recaudar cientos de billones de dólares para invertir en nuestras comunidades (y resucitar de entre los especuladores de Wall Street imprudentes que arruinaron la economía en el primer lugar).

El Acta de Prosperidad Incluyente (H.R. 1579) por el congresista Republicano Keith Ellison crearía tal "Impuesto de Robin Hood", o Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF), sobre la venta de acciones, bonos, derivados y otros instrumentos financieros. La tasa FTT en acciones sería 0.5%, con tasas más bajas aplicadas a bonos y derivados.

Unidos por una Economía Justa respalda totalmente el "Impuesto Robin Hood". ¿Por qué? Porque este impuesto cumple dos objetivos muy importantes al mismo tiempo, sin mencionar que es totalmente factible:

1) Reina en el Capitalismo de Casino

 Porque el impuesto a las transacciones financieras se cobra cada vez que un stock se vende, su tasa nominal de lo contrario se amplifica muchas veces sobre los especuladores que compran y venden acciones repetidas veces en una semana o un día.

Si alguien compra $100 en partes comunes y lo tiene por 5 años, el gasto fiscal, 50 centavos, se extenderá durante los 5 años (así Ud. deberá efectivamente 10 centavos al año en impuestos sobre esta transacción). Pero si cambias esa misma acción cada semana para ganar una pequeña ventaja, usted tendrá que pagar $26 al año en su lugar. Y si cambias por hora utilizando programas informáticos automatizados, entonces el efecto multiplicador realmente comienza. Ese es el punto!

Gravando en el punto de transacción, el impuesto Robin Hood efectivamente separa el tipo de inversiones a largo plazo que son buenas para la economía, por el tipo de alta frecuencia de comercio – o "capitalismo de casino" – que no aporta nada solo la volatilidad e inestabilidad de la economía.

Si la gente quiere jugar, deben ir a las Vegas. No podemos costear  el comportamiento imprudente de los jugadores de Wall Street  para que le den vuelta de nuevo a la economía global.

2) Plantea $350 billones para programas importantes

Aplicado a las tarifas del Acta de Prosperidad Incluyente, elevaría el impuesto a las transacciones financieras por más de $350 billones. Eso es una enorme cantidad de dinero que se movería fuera de especulación disruptiva é iría al sector público, donde realmente se necesita.

Sólo por un sentido de escala, $350 billones es más que el total combinado que el Presidente Obama propone en el presupuesto discrecionario del 2014 para los departamentos de Educación, Vivienda y Desarrollo Urbano, Asuntos de Veteranos, y el Transporte.

Aplicando este nivel de financiación a las necesidades reales de la nación – cuidado de la salud y la investigación en salud, reconstrucción y ecologización de nuestra infraestructura de transporte, educación, creación de empleo y más – tendría un impacto profundo y positivo en el bienestar a largo plazo de nuestra nación.

Es totalmente factible.

Ya 40 naciones del mundo tienen algún tipo de impuesto a las transacciones financieras, incluyendo el Reino Unido, Japón, China y muchos otros. En este punto, la mayoría de los principales centros financieros del mundo está operando en las naciones con un impuesto a las transacciones financieras.

Además, la tasa de 0,5% sobre las acciones que se proponen en el Acta de Prosperidad Inclusive es la misma tasa del Reino Unido en sus gravámenes, y que no tiene a Londres en ninguna manera de hacer peligrar su estado como potencia en las finanzas globales.

Estados Unidos tuvo en realidad un impuesto a las transacciones financieras desde 1914 hasta 1966, inicialmente el impuesto fue el 0.2% y luego elevado a 0,4%. Después de la caída de la bolsa en 1987, hubo un esfuerzo serio, dirigido en parte por uno de los principales economistas del Presidente George H.W. Bush, para restablecer el impuesto a las transacciones financieras con el fin de dar estabilidad a los mercados.

Con 11 Naciones ahora mirando seriamente a decretar un impuesto a las transacciones financieras a través de Europa, esto se ha convertido en un creciente movimiento mundial para frenar el tipo de capitalismo de casino que causó estragos en la economía mundial, las cuales financiaban programas vitales que fomentaban el verdadero bienestar nacional.

¿Qué puedes hacer?

Visite la página de web del Impuesto Robin Hood para las noticias, investigación, puntos de discusión y otros recursos útiles. Póngase en contacto con su miembro del Congreso y pedirles apoyo a la H.R.1579, El Acta Inclusive la Prosperidad

Share: